Gafas de sol en invierno: siguen cuidando tus ojos

Es común pensar que en invierno nuestro ojos no necesitan protección contra los rayos solares, no obstante, en realidad durante esta época nuestros ojos necesitan protegerse del clima seco y frío para mantener una adecuada salud visual.

El clima invernal puede afectar seriamente a nuestros ojos, en esta temporada se produce un incremento en el número de personas afectadas con el síndrome de ojo seco, que presenta síntomas como escasa lubricación, picazón, ardor y visión borrosa. Durante la temporada invernal nuestros ojos están expuestos a otros factores que pueden afectarles, entre ellos.

Rayos UV

Durante la temporada de invierno estamos propensos a sufrir de conjuntivitis actínica, una afección causada por los rayos ultravioleta (UV), cuyos síntomas incluyen dolor ocular y sensación de tener arenilla en el interior de los ojos, una de las formas de prevenir la conjuntivitis actínica es utilizar gafas de sol homologadas como las gafas de sol de madera vickmars, tal como la utilizamos durante el verano.

En el caso de estar en áreas donde haya nieve, como en la montaña o lugares de práctica de deportes de invierno, es importante utilizar gafas de sol, debido a que la nieve refleja en un alto porcentaje la luz solar y los rayos UV, este porcentaje se intensifica a medida que aumenta la altura, se estima que en un 105 cada 1.000 metros.

Sequedad ocular

Como mencionamos en párrafos anteriores el síndrome de ojos eco afecta más durante el invierno, debido a las bajas temperaturas y el viento que crean un ambiente seco, que hace que las glándulas lacrimales produzcan menos lágrimas, o lágrimas de baja calidad, lo que causa que el ojo no se lubrique adecuadamente, lo que en algunos casos produce úlcera corneal.

Para evitar esta molesta afección se recomienda utilizar gafas de sol para minimizar el impacto del viento seco en los ojos, así como de los rayos UV, además se puede emplear lágrimas artificiales para mantener los ojos bien lubricados.

La sequedad ocular también puede ser producida por la calefacción, ya que en espacios interiores con calefacción la temperatura y humedad afectan nuestros ojos y producen sequedad, por ello es recomendable evitar espacios donde la calefacción produzca temperaturas muy elevadas.

Luz azul

La luz azul es una zona de la luz visible que afecta nuestros ojos, este tipo de luz es emitida por el Sol, pero también es emitida por las pantallas de diversos dispositivos como los ordenadores, tablets, smartphones y televisores, así como por la luces tipo LED.

Aunque todo el año estamos expuestos a la luz azul, en invierno debido a las bajas temperaturas y la reducción de la luz natural, tendemos a pasar más tiempo frente al ordenador, tablet o el televisor, para evitar que este tipo de luz nos afecte se recomienda el uso de gafas capaces de bloquearla en un alto porcentaje.

Se conocen como gafas blue block, sus cristales poseen un tratamiento que bloquea los niveles críticos de la luz azul, haciéndola aceptable para nuestros ojos. Se puede combinar el uso de estas gafas para trabajar con el ordenador o los dispositivos móviles y el de las gafas de sol para los ambientes exteriores.